Final Fantasy Trading Cards Games
Blog del productor 2020-05-07 12:57:45

Entrada especial del productor no. 5: Contar la historia del título original en las cartas


¡Hola a todos! Os escribe el productor de FFTCG, Tarou Kageyama. Empecé esta serie con el objetivo de entreteneros un rato, por breve que sea, mientras estáis en casa, ¡y ya llevo cinco entradas! Esto demuestra lo mucho que se ha prolongado esta difícil situación, pero me gustaría seguir haciendo lo que pueda, y estoy convencido de que pronto esto se habrá acabado. Vamos al grano, pues.

Recrear el personaje del juego a través de las cartas

Seguramente no hará falta que lo diga, pero FFTCG es un juego protagonizado por personajes de todos los títulos de FINAL FANTASY (ya sea en consolas o en máquinas de arcade) en forma de cartas. Es decir, que hay una fuente original para prácticamente todas las cartas. Por eso, cuando nos planteamos las habilidades que tendrán las cartas de estos personajes en FFTCG, a menudo nos inspiramos en las habilidades que poseen en el material original e intentamos reproducirlas en el juego de cartas.

Me gustaría destacar algunos ejemplos de mis adaptaciones favoritas junto al material original correspondiente. Si os llaman la atención no solo dentro de FFTCG, sino también por el título original en el que se basan, os animo a probar esos juegos.

Ejemplo 1: El Emperador [1-185H]

Creo que la pregunta que más veces me hacen los jugadores de FFTCG es "¿Cuál es tu carta favorita?". Y siempre respondo que es El Emperador [1-185H]. Cuesta 5 CP y tiene 9000 de poder. Su habilidad es la siguiente: "Cuando El Emperador pasa del terreno de juego a la Break Zone, puedes buscar 1 Nombre de la carta El Emperador y jugarlo al terreno de juego en dull". Esta habilidad es un guiño a una escena del juego original en la que El Emperador muerto resucitaba y volvía desde las profundidades del infierno para plantarse delante de Firion y compañía. En FFTCG esta habilidad es muy eficaz cuando se usa con cartas como El Emperador [2-147L]. El Emperador [1-185H] puede ser débil ante cartas como Yuna [1-176H], pero se trata de una carta interesante, sobre todo si se combina con otras como Famfrit [9-113H] y Kefka [10-135S].

Un Delantero con 9000 de poder capaz de resucitar varias veces. ¿Quién sabe? Quizá sea más poderoso de lo que parece.

Ejemplo 2: Sinh [7-130L]

Otro personaje de elemento Oscuridad que me gustaría mencionar es Sinh, el principal antagonista de FINAL FANTASY X. Sinh se manifiesta periódicamente y trae la destrucción a Spira, el mundo de FFX, por eso la invocadora Yuna y sus guardianes tienen como objetivo derrotarlo. Como jugadores, os topáis con Sinh varias veces a lo largo de la historia, pero hay una escena en la que os enfrentáis a él directamente. La habilidad que usa Sinh en esa ocasión se llama Gigagravedad, y la incorporamos a la carta Sinh [7-130L] como habilidad especial. Se trata de la habilidad definitiva del enemigo: cuando la barra se llena, una luz cegadora inunda a los personajes jugables y supone el fin de la partida. Los jugadores deben derrotar a Sinh antes de que esto ocurra.

En FFTCG Gigagravedad funciona de la misma forma que en el juego fuente: la barra se llena tras completar el turno de vuestro oponente y vuestro próximo turno, y si para entonces no ha conseguido retirar a Sinh del terreno de juego, el oponente pierde la partida. Comparada con las formas habituales de terminar las partidas, como recibir los puntos de daño necesarios o no poder coger más cartas, por ejemplo, esta es una carta peculiar, ya que os concede la victoria de forma muy inusual. Como os puede otorgar una victoria incondicional, la condición para activar esta habilidad es bastante exigente. Por eso, si conseguís utilizarla con éxito, sin duda esa jugada andará en boca de todos durante un torneo.

Ejemplo 3: Leo [6-084L]

La carta Leo [6-084L] reproduce el material original de una forma un poco distinta a las anteriores. En el título original, FINAL FANTASY CRYSTAL CHRONICLES: My Life as a King, Leo no suele luchar en los combates. Esto quizá sorprenda a quienes no hayan jugado al juego, ya que parece alejarse bastante de la habilidad de Leo [6-084L]. En FFTCG Leo se vuelve más poderoso en presencia de otros personajes, convirtiéndose en una carta que puede alcanzar mucho poder con un coste reducido.

Visto así, parece que no se está respetando el material original, sino que se está haciendo justo lo contrario. Sin embargo, en el título fuente, Leo reúne a sus súbditos por el bien del reino, para derrotar al señor oscuro con la ayuda de sus ciudadanos. Es decir, la idea detrás de esta carta consiste en reunir a los ciudadanos, en este caso a otros personajes, para fortalecer a vuestro reino o a vosotros mismos. Me encantaría que probarais a fortalecer a Leo [6-084L].

Voy a hacer un inciso para comentar que FINAL FANTASY CRYSTAL CHRONICLES: My Life as a King es un juego divertidísimo en el que podéis diseñar vuestro reino y desarrollar las áreas que queráis. La pega es que estaba disponible en WiiWare, así que quizá sea difícil hacerse con él ahora mismo. Si alguna vez tenéis la oportunidad de jugarlo, os lo recomiendo encarecidamente.

Ejemplo 4: Angeal [3-098R], Zack [3-012L]

La espada mortal es un arma inconfundible en FINAL FANTASY VII. En CRISIS CORE -FINAL FANTASY VII- esta espada cambia de manos: primero la tiene Angeal, luego Zack y luego Cloud. La espada mortal es más que un arma, es un símbolo de cómo los sueños y esperanzas pasan de uno a otro. Con esto en mente, fijaos en lo que pone el texto de Angeal [3-098R] y Zack [3-012L]. Veréis cómo se empieza con Angeal y al final se llega hasta Cloud.

Con el lanzamiento de FINAL FANTASY VII REMAKE, este es sin duda el año de FFVII. Quizá con los títulos derivados como CRISIS CORE -FINAL FANTASY VII- podáis sumergiros todavía más en el mundo de FFVII.

Y ya van los cuatro ejemplos que quería destacar. Claro que hay muchas otras formas de reflejar el material fuente en FFTCG. Hay ejemplos muy obvios, otros que son un poco más rebuscados y algunas veces intentamos ser discretos a propósito. Os animo a tratar de localizar estos últimos. Y hasta aquí la entrada de hoy. ¡Hasta la próxima!